Es una actividad donde los niños interactúan con diferentes tipos de materiales, es la continuación del juego “la cesta de los tesoros” (propuesta de juego para bebés de menos de 12 meses que consiste en una caja o cesta donde se meten objetos de diferentes materiales y texturas. La idea principal es que los pequeños no utilicen los típicos juguetes infantiles, sino elementos de uso cotidiano que solemos tener en nuestros hogares).

Este juego se basa en la exploración sistemática y se realiza en grupos. Se manipula y combina libremente gran variedad de objetos no didácticos y se exploran las distintas posibilidades. La exploración consiste en abrir y cerrar, tapar, destapar, apilar, comparar, llenar y vaciar. Una vez terminada la “investigación” el material se recoge y se clasifica.

Este juego se puede iniciar más o menos desde que el niño tiene 12 meses hasta los 2 años de edad. Los beneficios del juego heurístico y sus materiales El juego heurístico tiene múltiples beneficios para los más peques de la casa:

  • Desarrolla capacidades cognitivas: comprender, relacionar, conocer…
  • Incentiva la imaginación y la creatividad de los niños.
  • Favorece las capacidades perceptivas: visión, oído, tacto, gusto, olor…
  • Tiene beneficios corporales: desarrollo de la motricidad gruesa y fina.
  • Ayuda a tomar conciencia de las leyes de la naturaleza (gravedad y equilibrio).
  • Al practicar la selección y discriminación entre categorías de objetos diferentes, establecen la base del pensamiento matemático.
  • Enseña valores éticos: respeto, tolerancia, colaboración…
  • Aporta beneficios afectivos: disfrutar, valorar, querer… También tiene ventajas sociales: colaborar, compartir…

Fases del juego heurístico

La sesión de juego heurístico debe durar unos 45 minutos y se divide en 3 partes muy importantes.

  • En la primera, la fase preparatoria, el adulto prepara el material en un espacio de juego vacío (una alfombra, un suelo despejado) y libre de otros elementos de juego. Selecciona tres tipos de materiales sensoriales diferentes y elige los recipientes más adecuados que harán la función de contenedor. Los niños pueden encontrar el material esparcido por el suelo o bien, pueden observar cómo el educador lo va colocando.
  • La segunda es la fase del juego o de exploración, donde los niños experimentan con los objetos que les han seleccionado. Combinan y exploran libremente los diferentes materiales, se preguntan para qué sirven y qué pueden hacer con ellos. También comienzan a emparejar, tapar, destapar, abrir, cerrar, llenar, sacar, separar, girar, encajar, apilar, equilibrar, rodar, agrupar, etc.
  • La tercera es la fase de la recogida, en la que tendrán que clasificar y organizar el material en su lugar correspondiente. Los peques recogen el material y lo “catalogan” con la ayuda del adulto, guardando cada material dentro de su bolsa, cesta, caja o cajón correspondiente. El adulto les va indicando su nombre, cualidades, forma, la cantidad y el lugar donde se encuentra en relación con los demás objetos (debajo de, allí hay dos más, son cilindros, piezas de madera, etc.).

«Cualquier ayuda innecesaria es un obstáculo para el desarrollo»

María Montessori

El papel del adulto

La función del adulto o el educador en el juego heurístico es fundamentalmente el de facilitador. Una vez facilitados los materiales y sus contenedores, debe permanecer en silencio, atento y observando en un punto estratégico desde donde pueda ver y ser visto por los peques.

No debe estimular ni sugerir nada, ni elogiar, criticar o dirigir lo que deben hacer. En el juego heurístico no hay aciertos ni equivocaciones, no existen pautas. Es un juego libre en el que el adulto sólo debe intervenir cuando haga falta, por ejemplo, para ordenar los objetos que se dispersen, animar la acción de algún niño indeciso, evitar una pelea etc. La regla general es que debe causar la menor interrupción posible. Lo cierto, es que, a pesar del papel aparentemente pasivo del adulto, resulta fascinante observar cómo los peques descubren por voluntad propia, sin que ningún adulto les oriente, las características de los objetos y cómo adquieren nociones de volumen, color, texturas, etc.

ZAIRA MARTÍN SORIANO

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *